Generic filters
Exact matches only

Temáticas

El futuro de la movilidad sostenible: un enfoque de tres pilares

El futuro de la movilidad sostenible: un enfoque de tres pilares

Por Marc Amblard, director general, Orsay Consulting .

Todos los indicadores tienden a un crecimiento continuo de la demanda mundial de movilidad. El UN prevé que la población mundial aumentará de 7,8B a 9,7B en 2050. Se espera que la urbanización llegue al 68% en 2050 frente al 55% actual. El número de personas que pueden permitirse un vehículo personal está aumentando constantemente. Como resultado, se espera que la flota global de vehículos ligeros crezca de 1.2B hoy a 1.6B en 2040. Por consiguiente, es primordial transformar la forma en que desplazamos a las personas y las mercancías para ofrecer «más movilidad con menos impacto», como declaró Florent Menegaux, Director General de Michelin, en la conferencia MovinOn a principios de junio en Montreal.

Para abordar este desafío existencial, la transformación hacia la movilidad sostenible implicará tres pilares interconectados: ambiental, social y económico. El rendimiento se medirá de acuerdo con el «triple balance», evaluando cada pilar. Las soluciones de movilidad sostenible deben ser diseñadas para contribuir positivamente a las comunidades a las que sirven, respetando al mismo tiempo sus objetivos ambientales, sociales y económicos.

Impacto ambiental

El Acuerdo de París de 2015, que ha sido firmado por 195 países, tiene el ambicioso -aunque absolutamente primordial- objetivo de mitigar el calentamiento global. El transporte en su conjunto representa una gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y una proporción aún mayor del consumo de energía. Aporta el 27% del total de GEI en la UE (2016 , el 20% excluyendo el transporte aéreo y marítimo), y el 29% en los EE.UU. (2017 ). En 2017, el transporte representaba el 58% de toda la energía consumida en el planeta, según la Agencia Internacional de la Energía . En el «escenario de desarrollo sostenible» de la Agencia, se espera que la cantidad de energía utilizada por el transporte disminuya en un 39% para 2040 y represente el 50% del consumo mundial de energía en ese momento. Esta es todavía una parte considerable.

Esta reducción tan significativa requiere un cambio masivo de la combustión interna a los trenes de potencia eléctrica. En 2040, BNEF prevé que los vehículos enchufables representarán el 54% de todos los vehículos ligeros vendidos, pero aún así sólo el 33% de la flota mundial, frente a aproximadamente el 2% y el 0,05% de hoy en día, respectivamente. El aumento de la bicicleta y de los desplazamientos a pie en lugar de la conducción será muy importante en los centros urbanos. También es necesario utilizar menos energía por kilómetro recorrido aumentando la densidad del transporte (transporte masivo) o frenar los viajes inútiles consumiendo productos locales por ejemplo. Además, la transformación debe provenir de un cambio masivo de las fuentes de energía fósiles a las renovables – otro tema totalmente distinto.

A nivel mundial, estamos agotando los recursos naturales aproximadamente el doble de rápido de lo que se generan. El Día Mundial del Sobregiro , el día del año en que hemos usado nuestra «asignación» anual de recursos naturales, es ahora el 29 de julio vs. noviembre en la década de 1980. No todos los países son iguales. En todo el mundo, el Día del Sobregiro va desde el 11 de febrero para Qatar hasta el 15 de marzo para los EE.UU., el 15 de mayo para Francia, el 14 de junio para China, y hasta el 18 de diciembre para Indonesia. Esto claramente no es sostenible.

¡Ya has votado! / 5.

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Noticias relacionadas