Generic filters
Exact matches only

Temáticas

Haciendo seguro el futuro de los vehículos autónomos urbanos con el infrarrojo lejano

Haciendo seguro el futuro de los vehículos autónomos urbanos con el infrarrojo lejano

Por Raz Peleg, Director de Ventas, AdaSky

Los expertos prevén que los vehículos autónomos (AV) y los vehículos eléctricos (EV) se irán apoderando progresivamente de nuestras carreteras, más concretamente de nuestras vías urbanas. El día en que un AV/EV se dirija de forma independiente a su estación de carga después de haber sido utilizado como servicio de Movilidad no está tan lejos en el futuro.

Los actores urbanos están reconociendo el beneficio de la Movilidad de bajas emisiones como una plataforma de servicios con el objetivo de ser «libre de errores humanos», por lo tanto, autónoma. Por otro lado, la confianza del público en los vehículos autónomos se ha ido reduciendo.

Esta caída en el entusiasmo se atribuye en gran medida a los numerosos accidentes de alto perfil del año pasado. Para invertir esta tendencia y restaurar la confianza del público en los vehículos autónomos y en la seguridad definitiva que pueden aportar a nuestras carreteras, la gente necesita estar segura de que los vehículos autónomos pueden ver y comprender de forma fiable y precisa la carretera que les rodea, 24 horas al día, 7 días a la semana.

¿Qué hace falta para que la conducción autónoma sea segura?

Para alcanzar los niveles de seguridad necesarios, los vehículos deben estar equipados con las soluciones de detección adecuadas para ofrecer una percepción, análisis y control inquebrantables en todas las condiciones ambientales y de la carretera.Para alcanzar este nivel de seguridad, los fabricantes de automóviles están empezando a utilizar la tecnología de infrarrojos de onda larga (LWIR), también conocida como tecnología de infrarrojos lejanos (FIR).

¿Cómo permite el FIR mayores niveles de seguridad?

A diferencia de otros sensores (por ejemplo, cámaras lidar, de radar y CMOS), las cámaras FIR proporcionan imágenes de alta calidad de la carretera y sus alrededores incluso en condiciones muy duras. Los sensores FIR recogen de forma pasiva señales de alta disponibilidad mediante la detección de la energía térmica que irradian los objetos. Debido a esta capacidad de proporcionar imágenes superiores incluso en ausencia de luz o en condiciones de iluminación dinámica (por ejemplo, al conducir bajo la luz directa del sol, al entrar o salir de un túnel y en condiciones climáticas adversas), la tecnología FIR resulta atractiva para muchos fabricantes de automóviles, especialmente en el uso urbano.

El futuro de la industria automotriz dependerá de FIR

La tecnología FIR ha sido considerada durante mucho tiempo como demasiado cara para la producción en masa en el ámbito de la automoción. Además de estos obstáculos económicos, FIR es simplemente una tecnología complicada de desarrollar y optimizar específicamente para los requisitos de los vehículos autónomos. Para ello, se requieren habilidades de ingeniería multidisciplinar y un gran interés en el mercado de la automoción; en otras palabras, la barrera de entrada es muy alta.

Sin embargo, las empresas de sensores nuevos están aprovechando los nuevos materiales y la tecnología de fabricación avanzada para hacer que la tecnología FIR sea asequible para su aplicación en el mercado masivo de la industria automotriz por primera vez, lo que hace que los fabricantes de automóviles recurran a esta nueva modalidad para completar las suites de sensores de sus vehículos autónomos. La nueva empresa israelí AdaSky es una de esas compañías que está causando sensación en la industria automotriz con su solución de sensores térmicos FIR, Viper.

Viper es la primera solución de percepción térmica sin obturador de alta resolución (funcionamiento constante) para vehículos autónomos, diseñada para la producción en serie. Utilizando el procesador de detección de imágenes (ISP) y los algoritmos de visión artificial de AdaSky, Viper permite a los vehículos detectar, segmentar y analizar de forma fiable los peatones, animales, objetos y las condiciones de la carretera en entornos de conducción siempre cambiantes. Con un equipo único de expertos de las industrias de semiconductores, sensores térmicos, procesamiento de imágenes, y visión computarizada, AdaSky está liderando la revolución FIR mientras trae la detección térmica a la industria automotriz para permitir vehículos autónomos más seguros.

Ventajas del FIR en el entorno urbano

La tecnología de detección FIR es la que mejor se adapta al futuro de los vehículos autónomos urbanos debido a su capacidad de proporcionar una detección fiable y precisa de objetos tanto vivos como no vivos…

¡Ya has votado! / 5.

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Noticias relacionadas